Fosfenos

Fosfenos: atrapar la luz en nuestro cerebro para la mejora del rendimiento cognitivo y el equilibrio emocional

Dr. Lefebure Methods®

Lámpara Fosfénica PRO

Luminoterapia

Baños de luz, luminoterapia para la mejora del rendimiento cognitivo y el equilibrio emocional

Dr. Lefebure Methods®

Luminoterapia, Natural Light

Creatividad y mejora cognitiva

Mejora del rendimiento laboral y desarrollo de nuevos procesos creativos

Dr. Lefebure Methods®

Mejora cognitiva, creatividad

Neuropedagogía del nuevo milenio

La luz natural en el lugar de estudio mejora los resultados de los alumnos, si sumamos los fosfenos y la neurosincronización al estudio, estamos ante la neuropedagogía del nuevo milenio

Dr. Lefebure Methods®

Rendimiento escolar, neuroplasticiadad y luz

Neurosincronización cerebral

La neurosincronización estimulación interhemisférica con ritmos alternos, audición alternativa. Un salto cuántico en la neuroplasticidad

Dr. Lefebure Methods®

Estimulación cerebral por la audición alternativa

Terapéutica

Gran aumento del tono vital, regularizando los ciclos del sueño e incluso apoyando la terapia farmacológica en los procesos neurodegenerativos

Dr. Lefebure Methods®

Aumento del tono vital
Pedagogía

Pedagogía

Los fosfenos producen un mayor rendimiento cognitivo. Lo más conocido internacionalmente de Dr. Lefebure Methods® es la mejora en los resultados escolares

Desarrollo personal

Desarrollo personal

Dinamizan y equilibran la personalidad además de producir un mayor empatía

Fosfenos y terapéutica

Terapéutica

Ayudan a vencer los procesos de bajo tono vital, las depresiones, los insomnios, la ansiedad, el estrés etc.

Creatividad

Creatividad

Desarrollan la creatividad y la intuición

Equilibrio emocional

Equilibrio emocional

Producen una depuración de las emociones y generan estabilidad emocional

Consciencia sutil

Consciencia sutil

Conectan con la consciencia personal y mejoran la vinculación con el entorno

Fosfenos y neurosincronización, neuroestimulación

por la luz y el ritmo

El objetivo de Dr. Lefebure Methods® es desencadenar una excepcional dinamización del pensamiento, mantener o reparar la salud emocional y profundizar en la consciencia sutil, todo ello mediante la estimulación neuronal producida con la luz natural al generar fosfenos y con la neurosincronización, es decir, la activación interhemisférica a través sonidos alternos.

El genial descubrimiento de Dr. Lefebure Methods® consiste en ir más allá del concepto establecido por la oftalmología de que los fosfenos son estimulaciones visuales producidas por una influencia que puede ser mecánica, eléctrica e incluso magnética. Los fosfenos en realidad son una luz interior provocada por una luz externa y adecuada que se manifiestan como un sol multicolor que varia de colores y que tiene unos ritmos propios, ambas características se relacionan con el estado psicológico y físico del individuo, de forma que podemos incluso inferir según sus especificidades cómo está el individuo mental y emocionalmente; pero eso no es todo, los fosfenos producen una enorme estimulación neurológica  que Dr. Lefebure Methods explica como transformar en resultados maravillosos en todos los ámbitos de la vida.

Observación fíja de la Lámpara Fosfénica

En el momento en que alguien vive la experiencia de crear fosfenos tiene la certeza de que nada tienen que ver con una simple sensación lumínica o con una imagen mental como cuando, por ejemplo, evocamos mentalmente una luz. Realmente los fosfenos son algo especial. Muchos textos antiguos cuando hablan de luz están refiriéndose al fosfeno es algo obvio que se aprecia solo con sustituir una palabra con otra.

Los fosfenos son el gran descubrimiento, el gran secreto que lleva oculto desde los albores de la humanidad y que Dr. Lefebure Methods® desvela para potenciar todos los aspectos del hombre del nuevo milenio.

Los fosfenos producen una enorme explosión cognitiva, un gran equilibrio emocional y una fina conexión sutil.

Neuroplasticidad nueva pedagogía de luz

El fantástico descubrimiento de Dr. Lefebure Methods® es que asociar cualquier actividad ya sea mental emocional o sutil en presencia del fosfeno, traslada la energía de la luz original transformada en fosfeno, al pensamiento, a la emoción, a la actividad física o creativa, a la expansión de la consciencia, etcétera.

Sabemos transformar la energía de la luz en una dinamización holística de todas las capacidades humanas y también establecer un baile interhemisférico mediante la audición de sonidos alternos específicos con ritmos especiales que produce un estado mental concreto para la concentración, la relajación, la creatividad, el sueño, la energía, la lectura, la reflexión analítica, etcétera, es decir, la neurosincronización, por la que Dr. Lefebure Methods® recibió diversos premios internacionales.

Los fosfenos creados por la observación fija de la luz, lámpara fosfénica PRO y por la polarización de la luz gracias a la luminoterapia, Natural Light, junto con la estimulación cerebral producida por la neurosincronización, elevan al máximo las capacidades cerebrales el equilibrio emocional y la consciencia sutil.

Preguntas frecuentes sobre los fosfenos

¿Qué es la mezcla fosfénica?

Cuando coexiste el fosfeno con un pensamiento se produce un traspaso de la energía neurológica que la luz ha provocado, fosfeno, en el pensamiento asociado, es decir, mezcla fosfénica; para mejorar las capacidades mentales en su conjunto basta con mezclar cualquier actividad mental, física, emocional o sutil con el fosfeno, mezcla fosfénica.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la práctica?

El glaucoma, aumento patológico de la presión intraocular que se produce por la falta de la correcta evacuación del humor acuoso cuya función es oxigenar y alimentar la córnea y el cristalino que no están vascularizados; aunque personas con un glaucoma leve, realizando la observación fija de la lámpara fosfénica menos tiempo y colocándola más lejos de los ojos, han descrito incluso mejoría.

Hay también quien padece extrema sensibilidad a la luz, pero con una práctica regular y empezando con la intensidad más baja o bien colocando la lámpara fosfénica más lejos, incluso llegan a superar dicha hipersensibilidad.

Tras una operación ocular, recomendamos esperar un año para realizar fosfenos.

Salvando estás contadas excepciones la gimnasia ocular que las cortas observaciones de la luz producen mejoran claramente la visión y fortalecen los ojos, son testimonios recurrentes en todos los alumnos por más de 60 años de difusión, naturalmente si se trabaja con el material para la práctica adecuado y certificado por Dr. Lefebure Methods®. En este sentido es de destacar que incluso prestigiosos métodos como BATES utilizan las observaciones fijas de la luz como método de rehabilitación ocular, es pues, la mejora de la visión un efecto colateral de la práctica con fosfenos.

En un número muy reducido de practicantes y solo al comienzo puede producirse cierto lagrimeo o una leva sensación de presión en la cabeza que desaparece a las pocas horas, son simples procesos de adaptación.

¿Si tengo miopía o hipermetropía o astigmatismo, puedo hacer fosfenos?

Sí, lo que nos interesa es la cantidad de luz que entra en el cerebro y en esos casos la luz recibida es la misma que si no existiera el problema. Recordemos que la gimnasia ocular que se produce al hacer fosfenos mejora ciertas patologías por ejemplo, las adherencias entre el iris y el cristalino. El incremento de la agudeza visual de quien realiza fosfenos es evidente, lo miopes son una significativa constatación. Es habitual que al cabo de un mes de práctica el alumno reduzca una dioptría. Por otro lado las lentillas no son un problema, las personas que las usan observan también muy rápidamente un claro aumento de la agudeza visual.

¿Qué problemas de la vista no mejoraran por hacer fosfenos?

Las cataratas, los fosfenos no ejercen ninguna influencia en las cataratas, eso si, cuando estas están muy avanzadas pueden entorpecer la práctica porque no llega suficiente luz a la retina. Los elementos flotantes en el humor vítreo, pueden no verse en el momento de observación fija pero es anecdótico, los fosfenos no tienen ninguna influencia en los cuerpos flotantes del humor vítreo. Las conjuntivitis, la iluminación mediante las lámparas fosfénicas no empeoran ni mejoran las conjuntivitis. Tampoco se describe ninguna interacción de los fosfenos con los trastornos en la percepción de los colores.

Tengo la conjuntiva roja y me pican los ojos, tras hacer unos fosfenos ¿qué sucede?

Hay una mayor vascularización de la conjuntiva cuando se empiezan a hacer fosfenos, es un simple tema de adaptación, desaparecerá en uno o dos días. Si existe picor en los ojos es que no se parpadea, las observaciones fijas de la luz son muy agradables y normales además de fisiológicas, nada natural deber ser forzado, el parpadeo es natural y debe existir en las observaciones de la lámpara fosfénica.

¿Hay un límite de fosfenos que puedo hacer al día?

No. Cuantos más fosfenos haga, más contento estará, piense que la aplicación en pedagogía es lo más conocido y premiado de Dr. Lefebure Methods® son muchos los estudiantes que trabajan por más de ocho horas utilizando los fosfenos continuamente. En algunas utilizaciones terapéuticas se recomienda realizar un mínimo de sesenta fosfenos al día, sesenta observaciones fijas de la lámpara fosfénica, no existe límite, la energía del fosfeno es acumulativa y equilibradora.

¿Qué hago si tengo dificultad para acostumbrarme a las observaciones fijas?

Puede situarse más lejos la lámpara fosfénica, incluso inclinarla un poco para que la observación no sea tan directa, eso puede ser suficiente para poco a poco, habituarse a la luz, en cualquier caso piense que es algo extremadamente beneficioso y ciertas reticencias no son más que aspectos psicológicos que ponen freno a un cambio profundo en su personalidad.

¿Son imprescindibles las lámparas fosfénicas?

Sí, nuestro trabajo es desarrollar unas lámparas especiales que produzcan la estimulación cerebral que describimos además de la mejora en la visión, cuanto menos su inocuidad, llevamos seis décadas de experiencia. Cualquier otro material utilizado para generar fosfenos sin los controles de Dr. Lefebure Methods® puede perjudicar la visión y/o no ofrecer la estimulación precisa para producir la explosión neurológica adecuada. Dr. Lefebure Methods® no tendrá ninguna relación ni contestará a ninguna duda si no se trabaja con el material adecuado, lámparas fosfénicas de Dr. Lefebure Methods®.

Si con esta potencia de luz estoy muy contento con más potencia estaré más contento, ¿es correcto?

No. Más no es mejor, existe un umbral de activación, más allá no suceden más cosas. Si usted quiere romper un vaso necesita una fuerza determinada, si ejerce el triple de fuerza no se rompe tres veces. Al efecto Dr. Lefebure Methods® diseña el material adecuado para que la estimulación sea la precisa.

¿Cómo se hace un fosfeno?

Observe fijamente la lámpara fosfénica durante treinta segundos, verá que la luz toma un color azulado, después cierre los ojos, observará un sol interior que va variando de colores por unos tres minutos hasta su extinción. Técnicamente usted ha realizado tres pasos, primero la observación fija, después el posfosfeno y finalmente cuando el sol interior parece eclipsarse y desaparecer, el resplandor difuso, a las dos últimas fases para hacerlo fácil en estas preguntas frecuentes, les llamamos: fosfeno.

Mi fosfeno no deja de moverse, ¿es normal?

Sí, el fosfeno sigue los movimientos oculares, normalmente con la práctica se ven reforzados y el fosfeno tiene a permanecer estable y centrado.

¿Por qué mi fosfeno parece eclipsarse bastante tiempo?

El fosfeno responde a los ritmos cerebrales de alternancia. Cada aparición de un color tiene un momento de eclipse que llamamos fosfeno negativo. Según su estado puede ser mayor de lo habitual por ejemplo, la falta se sueño hará que los eclipses sean más prolongados. Es interesante observar que el fosfeno es un espejo de su actividad cerebral, emocional y sutil. En cualquier caso no se inquiete, el fosfeno actúa nutriendo al cerebro de luz aunque sus eclipses y la duración de los mismos sean prolongados.

Mi fosfeno no tiene colores, ¿qué sucede?

Nos se inquiete, funciona igual, las causas pueden ser múltiples, normalmente tras un color esmeralda aparece un precioso color rojizo y luego un azul que acaba siendo intenso casi negro al final, son colores maravillosos, pero si no los aprecia las razones pueden ser desde una dieta inadecuada a que este tomando un medicamente que influya en el fosfeno o como decíamos antes a la falta se sueño, además claro está de un largo etcétera. Háganos caso, nos se preocupe, su fosfeno funcionará igual que el de un alumno con maravillosos colores.

Mi fosfeno es muy pequeño

Es posible que sea porque realiza la observación de la lámpara fosfénica demasiado alejado, acérquesela y lo verá mayor, pero al igual que en la respuesta anterior no se preocupe, funciona igual sea grande o pequeño.

¿Qué es un cofosfeno?

El cofosfeno es inverso al fosfeno, coexiste en tiempo y en lugar a la observación fija de la lámpara fosfénica y se hace mirándola por tres minutos, tiene utilidad en los ejercicios de aplicación pedagógica.

Veo un resplandor difuso tras cerrar los ojos, después de una observación fija. ¿Qué es?

En ocasiones algunas personas tras apagar la lámpara fosfénica observan una luminosidad un resplandor en el campo visual, eso sucede unos segundos para luego iniciarse el fosfeno. Cuando el fosfeno está en su fase final, casi negro ser percibe una especie de eclipse, es el resplandor difuso, también se manifiesta de nuevo cuando el fosfeno ha desaparecido completamente, entre los 5 y los 15 minutos posteriores.

El fosfeno es una experiencia fisiológica que depende de tres variedades de conos presentes en el ojo y es muy conocido en medicina oftalmológica. No es misterioso. Pero el resplandor difuso es realmente enigmático para la ciencia. En ciertas condiciones es fotografiable y parece ser exterior al cerebro pues incluso con una venda en los ojos cuando está presente, permite distinguir formas situadas frente a ellos; por si fuera poco, tiene propiedades calóricas y parece amoldarse a un pensamiento asociado, es decir, tomar su forma.

¿Qué es el caos visual o las imágenes residuales?

Si permanecemos en un lugar completamente oscuro por más de media hora, veremos que nuestro campo visual no es uniforme, está compuesto de pequeños respladores, diferencias de tonos apenas detectables, incluso podremos ver como unas chispas de luz que tiltinean de forma anárquica muy brevemente, es lo que damos en llamar caos visual o imágenes residuales. El caos visual es mucho más intenso en los momentos previos al sueño y su función en el desarrollo de los sueños ya la evidenció Bergson. El casos visual se hace más consistente y variado cuando se realizan fosfenos.

¿Es necesario quitarse las gafas o las lentillas para hacer fosfenos?

No, la observación de la lámpara fosfénica no produce calor, no es pues necesario sacarse las gafas o las lentillas para practicar la mezcla fosfénica.

¿Se pueden hacer fosfenos con el sol?

Sí pero no lo aconsejamos, a parte de no ser práctico para la utilización habitual del método puede llegar a ser perjudicial si no se hace de forma correcta y desde luego no es una buena idea para un principiante. Con el Sol trabajamos junto con los ejercicios más avanzados del método que incorporan además del fosfeno, otros elementos de estimulación neurológica. Dicho esto, siempre se ha practicado con el Sol, los cultos al Sol son los que dan origen a todas las religiones muchas de ellas influenciadas por la magia del cofosfeno solar, es decir, sus movimientos aparentemente misteriosos pero sujetos a los ritmos de los fosfenos.

Un modo más seguro de realizar fosfenos y además muy agradable, es la observación del reflejo del Sol en el agua que produce una gran sensación de calma y bienestar. La observación del cielo luminoso es también otra gran fuente de fosfenos que se producen por la reflexión de los rayos solares sobre las capas de la atmósfera, estos fosfenos ofrecen una energía cerebral que se difunde en el conjunto del sistema nervioso generando una gran clama mental. La Luna con su luz polarizada, es también una manera segura de generar fosfenos son innumerables los cultos lunares que han utilizado los fosfenos ya sean con la observación directa o con la reflexión de la luz de la luna en una concha, bandeja de plata, etcétera, en definitiva cualquier objeto reflectante.

La práctica de fijar la mirada en las estrellas es también muy interesante y muchos de los llamados prodigios solares se reproducen cuando se fija la mirada en las estrellas. Naturalmente otra manera ancestral de nutrir con luz nuestro cerebro es, ha sido y será, la observación del fuego, que crea un fosfeno con movimiento rítmico lo que desarrolla la creatividad y la intuición.

Dicho todo esto, nada mejor que poder realizar fosfenos en el momento y en el lugar que nos apetezca con toda comodidad, una vez comprendido el desencadenante de las capacidades intelectuales, la luz, el medio ideal y sobre todo más práctico, es la lámpara fosfénica. Los distintos modos que acabamos de describir serían un valor añadido, no un proceder habitual, naturalmente esto es más evidente en la aplicación de los fosfenos en pedagogía pero también en desarrollo individual y en terapéutica.

Si a pesar de todo desea hacer fosfenos con el Sol debe quitarse las gafas o las lentes de contacto, beber abundantemente para así favorecer vasomotricidad capilar y fluidificar la sangre, mejorando la irrigación de los ojos y evitando la fatiga; por descontado no tomar alcohol ni ninguna otra bebida que contenga gas, finalmente si de cumplen estas premisas no estar más de dos segundos en la observación fija. Naturalmente en el amanecer y el atardecer es más fácil y menos peligroso hacer fosfenos con el Sol pero siempre se deben observar los consejos que acabamos de mencionar.

¿Puedo hacer fosfenos con una vela?
Sí pero los resultados serán siendo generosos, muy débiles; la luz que llega al cerebro  cerebro no es suficientemente para producir la estimulación neurológica que estamos describiendo que se produce con las lámparas fosfénicas.
Me resulta muy difícil mezclar un pensamiento cuando el fosfeno está presente, me distrae

Si va a practicar por ejemplo, la aplicación del método en pedagogía, debe tener presente y esto es extensible al resto de posibilidades, que lo que realmente importa es el pensamiento no el fosfeno. El fosfeno realiza su función desde el momento en que está presente, dinamizar, amplificar, los procesos mentales, dicha energía es la que se traslada al pensamiento asociado, es pues importante que sea el pensamiento el protagonista. Una vez usted conoce su coche lo que desea es que le lleve al lugar que usted desea. De todos modos al comienzo es normal que el fosfeno centre la atención con sus colores y con su dinamismo, pero poco a poco se acostumbrará a él y será el pensamiento quien tome el mando.

¿Cuánto tiempo tardaré en observar resultados?

Si utiliza los fosfenos en el área pedagógica, más o menos en un mes, aunque en la mayoría de los alumnos desde la primera semana ser produce un cambio significativo en la concentración y en la resistencia a la presión, la calidad en la memorización y en la rapidez de los procesos mentales que es clara, normalmente, alrededor de la segunda semana. Dicho esto por ejemplo, en los procesos de ideación o creatividad se ven resultados objetivables tras un simple primer fosfeno. En el resto de áreas de aplicación los resultados dependen de la situación personal pero son siempre muy rápidos, por ejemplo, en los casos de tono vital después de los tres primeros días el sujeto ya describe una importante mejora. También son rápidos en las disfunciones del sueño o en los procesos de reequilibrado emocional.

¿Qué es la sal fosfénica?

Cuando se produce la mezcla, es decir, el fosfeno cohabita con el pensamiento, aparece una gran nitidez mental, desde Dr. Lefebure Methods® llamamos a esto sal fosfénica, un desprendimiento de energía. Cuando la luz entra en el ojo produce una cascada de reacciones químicas y eléctricas que desencadenan sincronizaciones entre las células cerebrales mejorando todas las capacidades mentales, es decir, la inteligencia en su conjunto. El desprendimiento de energía es muy claro para las personas que habitualmente realizan los fosfenos en el mismo lugar, por ejemplo, su lugar de estudio; es muy frecuente que la sensación del lugar cambie, se convierte en un espacio más agradable, más tranquilo, con una energía especial que incluso perciben las personas ajenas a la práctica con fosfenos: No es nada distinto a las sensaciones especiales que se producen en los lugares donde desde tiempos ancestrales, se han realizado fosfenos, por ejemplo los lugares de oración, con velas frente a las que constantemente se reza, es decir, mezcla fosfénica.

¿Existen otros fosfenos a parte de los producidos por la luz?

Sí, por ejemplo los producidos por sustancias alucinógenas, pero sus efectos no nos interesan porque son opuestos a los de la mezcla fosfénica, que nos ofrece claridad en el pensamiento y en las percepciones, incluso en las sutiles, pero siempre con control y con consciencia plena. También están los fosfenos por compresión ocular, algunos yoguis utilizan esta técnica para generar fosfenos pero no ofrecen estimulación cerebral y acaban por deformar el cristalino. El ayuno produce fosfenos, un golpe en un ojo produce fosfenos. Naturalmente todas estás categorías de fosfenos no presentan ninguna utilidad pero entrarían en la definición de fosfenos.

¿De dónde procede el nombre «fosfeno»?

Utilizamos los fosfenos que oftalmológicamente se denominan «imágenes de persistencia retiniana» que por cierto, son parte fundamental del cine ya que la imagen deja un trazo en la retina de una décima de segundo, así una serie de diez imágenes que se encadenan durante un segundo, ofrecen la sensación de movimiento.

Fosfeno procede de phôs, luz, y phainein, aparecer, aunque también significa, brillar, son palabras griegas. En 1834 la Química necesitó crear la palabra feno para bautizar el núcleo del benceno, buscando hacer referencia a algo brillante. En 1838, se recuperó la raíz y fosfeno se utilizó para designar una luciérnaga, concretamente fue el naturalista Lelorgne de Savigny y también  el fisiólogo Venzac que empleó el nombre fosfeno para describir las sensaciones luminosas espontáneas.

Finalmente del Doctor Lefebure creó la palabra Fosfenismo® a partir de un neologismo por restricción de la palabra fosfeno, cuya raíz principal evoca la luz y recuerda a Febo, el Sol.

En los textos antiguos, se encuentra la descripción clara de la palabra fosfeno, pero al no contar con un nombre capaz de describir las experiencias de estas percepciones subjetivas, habitualmente se utilizaron palabras como «colores» o «luz», lo que hace difícil la comprensión. Es frecuente citar uno de los casos más obvios de esta argumentación, Aristótele en texto de sus Parva Naturalia, describe el fosfeno producido por la contigüidad de los colores y el posfosfeno solar:

«(…) la impresión no está solamente en los órganos de la sensación, sino también en los órganos que han dejado de sentir, y está en el fondo y en la superficie. Es evidente cuando olemos alguna cosa de manera continua; en efecto, cuando se pasa de una sensación a otra, la impresión sigue a la sensación, por ejemplo, cuando se pasa del sol a la oscuridad, ocurre que no se ve nada, porque el movimiento causado en los ojos por la luz todavía subsiste. Y si miramos mucho tiempo un solo color, ya sea blanco, ya sea amarillo, lo vemos allí donde dirigimos la mirada. Y si hemos parpadeado al mirar el sol u otro objeto brillante, para los que lo han observado siguiendo la línea recta — siguiendo esta línea la vista consigue ejercitarse— aparece primero tal como es en lo referente al color y después se convierte en roja, a continuación en púrpura, hasta que llega al color negro y desaparece».

ARISTÓTELES, Tratados breves de historia natural

Estamos a tu disposición para cualquier consulta

1 + 12 =

¡No lo pienses más!

Consigue tu Lámpara Fosfénica

error: Content is protected !!